El hundimiento de la banca (Reseña del libro de Íñigo de Barrón)

Aïda Marrugat

La desaparición de 60.000 puestos de trabajo , el cierre de 20.000 sucursales (casi la mitad de las que había) y la desaparición del 50% de inversión en obra social. Cobardía e ineficacia que, sumada a la corrupción y prácticas viciosas, han llevado al sistema financiero español a una quiebra sin precedentes. Las cajas, que habían superado una guerra civil, no pudieron con la explosión de una burbuja y sus consecuencias. La mala gestión llevó a malas decisiones por parte de gestores, supervisores y políticos. Y ahora, tenemos una banca que necesita de constantes inyecciones de capital pero no acaba de salir de este túnel, oscuro y muy largo. Íñigo de Barrón señala con el dedo a los culpables a lo largo de las 285 páginas de libro. La idea que De Barrón transmite es que la quiebra bancaria se debe a la combinación de la explosión de la burbuja (donde las cajas y los bancos fueron cómplices primero, y víctimas después) con el intervencionismo estatal y como tercer elemento, la incapacidad del Banco de España, que tenía la independencia, los instrumentos, la formación y la responsabilidad de actuar.

Íñigo de Barrón Arniches.

Íñigo de Barrón Arniches.

Íñigo de Barrón Arniches es un experto en el tema financiero y está presente día a día en su trabajo como periodista especializado en El País. Su gran conocimiento del sistema financiero se palpa desde el prólogo del libro, y ayudado por la extraordinaria documentación que acompaña sus explicaciones, hace del relato un texto completo que se explica por sí solo. El prólogo es la base de la novela: en él se encuentran las informaciones más relevantes que se desarrollan en los ocho capítulos. Es la parte del libro en la que, analizando con lupa entre líneas, se puede encontrar una pequeña muestra de subjetividad del autor, que abandona una vez acabado el prólogo. A lo largo de los ocho capítulos, se muestra objetivo y se identifica su profesión de periodista. Es una exposición y disección de hechos de la forma más objetiva posible para que el lector cree su propia opinión, y razone y juzgue desde su propio punto de vista. El estilo de Íñigo de Barrón es claro, conciso y directo. No tiene medias tintas, ni eufemismos, se explica la verdad de los hechos que han llevado a la situación actual, y sin precedentes, en la crisis financiera española.

Al principio de cada capítulo, De Barrón comienza con una cita que hace referencia al contenido del episodio. Citas que culpan, como la de Juan Ramón Quintás, presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, que dice que a pesar de tener una larga lista de culpables en una crisis financiera, los supervisores son los principales protagonistas. Citas que intentan justificarse, como la de Luis Linde, gobernador del Banco de España, que argumenta como razón para no ver ( o no querer ver ) los riesgos de la euforia que embriagaba la institución. Citas que engañaban a la ciudadanía, como la dicha por José Luis Rodríguez Zapatero donde afirmaba que el sistema financiero español era de los más sólidos a nivel mundial. Citas que incitan a la reflexión, objetivo principal del libro. Primero se suelta una pequeña pincelada para acabar desarrollando toda la explicación a lo largo del capítulo. De Barrón, gracias a su trayectoria y experiencia en el tema, hace fácil lo que realmente es muy difícil. Hacer comprender los factores clave, como se llevaron a cabo y de qué forma, para acabar siendo la quiebra más grande e importante del sector financiero en España. El libro hace pensar, razonar y meditar. Para complementar las explicaciones, el periodista navarro cuenta con la ayuda de compañeros de profesión, profesores de economía, políticos y otras personas especializadas.

La historia de cómo se inició la crisis financiera comienza con la explosión de la burbuja inmobiliaria. Aunque economistas como Nouriel Roubini, Raghuram Rajan y Robert Shiller avisaron de los peligros que entrañaba la explosión de esta burbuja, alimentada por la especulación y la corrupción. En España se llegaron a construir dos tercios del total de casas levantadas en Europa. Es decir, en España se construían más viviendas que en Alemania, Francia e Italia juntas. Y las cajas de ahorros daban créditos, a compradores y constructores, alcanzando los 470.000 millones de euros que equivalía al 50 % del PIB español. Los supervisores no actuaron en consecuencia, los gestores no supieron reconducir la situación a mejor y los políticos fracasaron en sus intentos intervencionistas. La banca española sobrevive gracias al capital que el Banco Central Europeo ha inyectado en nuestro sistema. Se puede concluir que los principales culpables son los supervisores, pero las otras instituciones deberían admitir el mea culpa, también. El libro muestra la cadena de errores, acompañada por la corrupción y el despilfarro de tanto gobernadores del Banco de España como de políticos tanto del PP como del PSOE. Los inspectores avisaban y los políticos se mostraban cien por cien pasivos, sin modificar ninguna política. Pero cuando la explosión, que anteriormente tanto habían negado, al igual que la crisis, ya había sacudido toda la sociedad entonces las prisas por las reformas eran la orden del día. Rajoy hizo tres en nueve meses, y lo que aún está por venir.

Portada de El hundimiento de la banca.

Portada de El hundimiento de la banca.

Cosas tan sencillas como leer un libro sobre economía no nos sacarán de esta crisis interminable que no encuentra la luz en estos años de oscuridad. Pero la lectura de El hundimiento de la banca es un ejercicio que permite al lector conocer el gran ridículo que se hizo en el sector financiero. La ineficacia parece estar presente en todos los campos en los que habría de ser la solución, sobre todo en la política. Las preferentes y los altos sueldos de algunas personalidades escandalizan pero abren los ojos a los ciudadanos. El libro de Íñigo de Barrón es una lectura para indignarse, aún más, con las personas que dirigen nuestro país.

Lo que se extrae es que entre las grandes mentiras que se han podido escuchar, como que el sistema financiero español era muy sólido o que España no estaba en crisis, El hundimiento de la banca es una recopilación de verdades, de hechos, que deberían hacer caer la cara de vergüenza a los miembros dirigentes de las cajas, los jefes del Banco de España y los políticos españoles. Queda comprobado, una vez más, que en vez de actuar al primer síntoma de mal ambiente, se hizo caso omiso e incluso se aumentó el despilfarro. Una vez más, la ineficacia de unos cuantos hace pagar a una mayoría, la sociedad, sus errores. Y desgraciadamente , pagar por su mala gestión es demasiado caro. El drama de las preferentes es el mejor ejemplo.

Íñigo de Barrón escribe un libro necesario para la sociedad. La situación actual no fue una jugada del destino, ni una profecía bíblica. Las raíces se encuentran en la relación financiera y política, ligadas a través de las cajas de ahorro, donde los supervisados ​​eran los supervisores. Y la quiebra del sistema financiero español es la causa de todos los males sociales: paro y recortes. 117.000 españoles que han emigrado para poder trabajar. 1,7 millones de hogares donde todos los miembros de la familia están en paro. El hundimiento de la banca te indigna y te enfada, pero es necesario. Necesario para poder entender qué ha pasado y por qué estamos como estamos. Necesario para poder actuar en consecuencia a todo esto. Sabiendo lo que se ha hecho mal después de leer el libro, intentar que se hagan las cosas bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s